ENTRA YA!

Image and video hosting by TinyPic

LAS MEJORES CASAS DE APUESTAS EN LA WEB!

lunes, 3 de diciembre de 2012

Tulio Treves: “Sería incorrecto y anacrónico considerar tratados a convenios de 1950″

TULIO TREVES LA HAYA

Sería incorrecto y un anacronismo que los convenios suscritos por Perú, Ecuador y Chile en la década de 1950 sean considerados tratados limítrofes, sostuvo hoy el integrante del equipo jurídico peruano ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, Tullio Treves.

En su intervención durante los alegatos orales de Perú ante el referido tribunal, explicó que los mencionados convenios tuvieron como único objetivo evitar que industrias pesqueras extranjeras depredasen los recursos marinos de sus costas.

Además, sustentó que dichos instrumentos buscaban preservar el derecho de todas las naciones al tránsito libre.
“Ninguno de ellos ni su combinación constituyen un tratado de delimitación marítima”, recordó.
Indicó que en aquel momento lo que regía en ese tipo de procesos era el “principio jurídico resultante de la combinación de los conceptos de la soberanía del Estado y de la buena vecindad”, mas no algún instrumento jurídico específico.

El Estado chileno arguye que los límites marítimos están especificados en la Declaración de Santiago, firmada en 1952, y el Convenio sobre Zona Especial Fronteriza Marítima, que data de 1954.

Treves añadió que cuando se redactaron esos documentos el derecho internacional no había evolucionado al punto en que se encuentra en la actualidad, por lo que los términos en los que se concebían los acuerdos y convenios no eran unánimes.
En esos años en el mundo “había ausencia de una norma de derecho internacional general específica respecto al tema de las delimitaciones”, explicó.
“No sería correcto interpretar la Declaración de Santiago con los conceptos tal como los entendemos en la actualidad; sería incorrecto y un anacronismo”, dijo.
Respecto a ese documento, el jurista italiano también señaló que cuando se suscribió, Perú, Ecuador y Chile dejaron en claro que su objetivo era la “conservación y empleo prudente de los recursos naturales, al tiempo de salvaguardar los derechos de los Estados a la navegación y al comercio”.
“Que al momento de firmar esto, una de las partes aceptara una delimitación tan claramente desfavorable para sus intereses, como es la que toma como base el paralelo, es algo que no se puede dar por supuesto”, refirió, aludiendo a la tesis en la que se basa la defensa chilena.
Recordó, en tal sentido, que Perú fue llamado a la conferencia en la cual se firmó la Declaración de Santiago sólo con el fin de “ocuparse de la protección de las ballenas, ante la presencia de empresas balleneras abusivas”.
“¿Cómo puede considerarse que en este contexto Perú aceptara, sin un debate específico y sin formalidades particulares, límites laterales que no cumplían con los requisitos de la extensión máxima de sus derechos y jurisdicción soberanos, compatibles con los de sus vecinos”, manifestó.
Treves también recordó que durante la década de 1950, “los Estados no consideraban que fuera esencial o urgente prever la gravitación de sus zonas marítimas”.
“Por ejemplo, Estados Unidos y México, dos Estados colindantes que proclamaron zonas marítimas más allá de su mar territorial, empezaron a formalizar acuerdos de delimitación entre ellos solamente a partir de 1970, y continuaron el proceso hasta el 2000”, apuntó.
Tullio Treves es un jurista italiano, argentino de nacimiento, e integrante del Tribunal Internacional del Derecho del Mar; así como asesor legal de la delegación italiana ante la Organización de las Naciones Unidas.

Luego de su intervención, hizo uso de la palabra el jurista inglés sir Michael Wood, integrante también del equipo de defensa del Estado peruano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario